Dopamina, en la mente del fanático

Sentir pasión es positivo e incluso saludable, hasta que se convierte en una obsesión descontrolada. Así explica la neurociencia el fanatismo deportivo.

¿Sabes que tiene en común un fanático futbolero con otro del equipo rival?

El fanatismo como ya lo hemos ido diciendo, es  la adhesión incondicional a una causa, sin límites ni matices, hasta el extremo de realizar cualquier tipo de acción en su favor, incluso matar o morir por ella.

Es un fenómeno que los científicos de diversas disciplinas se han dado cuenta de que va más allá de la afición, del contexto social, político o religioso en que actúa cada uno.

Es ahí que nace la pregunta de ¿ Cómo funciona el cerebro de un fanático deportivo?

Un neurotransmisor químico llamado dopamina podría jugar un importante papel en los procesos cerebrales que conducen a los comportamientos fanáticos, independientemente de la forma en que se expresen. Las neuronas que manejan la dopamina están muy relacionadas con las emociones que experimentamos al estar en un partido y alentar al equipo, activándose cuando el organismo obtiene placer con alguna acción.

En la neurociencia, el placer no es solo las relaciones sexuales o la buena comida,  hay muchas más motivaciones, y algunas de ellas son las que dan vida con el fanatismo deportivo.

El hincha obtiene  gran placer cuando su equipo gana, pero esta sensación se multiplica si la victoria es inesperada. En esos momentos excepcionales se libera mucha más dopamina y se experimenta una felicidad considerablemente más intensa.

El cerebro se acostumbra enseguida a esperar estas impresiones. Una de las zonas del sistema nervioso en las que más dopamina se produce es la llamada sustancia negra, que está situada en el cerebro medio y tiene como una de sus principales funciones el aprendizaje. La repetición de las recompensas acaba por crear una señal permanente en los circuitos cerebrales, que invita a los individuos que viven tales satisfacciones a buscarlas de nuevo.

Por lo tanto, los fanáticos que producen mucha dopamina son aquellos que ya han adquirido una estructura mental característica que tiene que ver con la violencia. El pensamiento fanático suele mostrar unas peculiaridades conocidas como distorsiones cognitivas. Se trata de errores en el procesamiento de la información característicos de muchos trastornos mentales, como los de personalidad o la depresión. Esta distorsión se basa en que la mente divida al mundo entre nosotros y ellos provocando rivalidad para hacer uso de la violencia según sus fines.

 

Escrito por : Andrea Mora

Fuente: 

Anónimo. (s.f). En la mente del fanático. 2018, de Muy interesante Sitio web: https://www.muyinteresante.es/cultura/articulo/en-la-mente-del-fanatico-201464599524

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: